Expediente Político

0
175
Por.- Alfredo Calva
Fufo el facineroso….
Cuando se escucha el nombre de Arnulfo Guerrero León, mejor conocido como el “Fufo Guerrero», en los corredores políticos de la entidad, lo primero que se viene a la mente es la palabra corrupción, su imagen y fama públicas son un claro ejemplo de lo que es un funcionario que utiliza el cargo que le es conferido, ya sea por designación o a través del voto ciudadano, para satisfacer sus ingentes ambiciones económicas y de poder político.
Parido políticamente en las filas del PAN, partido al cual traicionó y abandonó a la llegada de Marina del Pilar Ávila Olmeda a la titularidad del poder ejecutivo estatal, en donde se desempeña como Subsecretario de Enlace Parlamentario, como recompensa a las traiciones cometidas al blanquiazul y los servicios brindados durante la campaña a la abanderada de Morena, cargo en el que al igual que todos los que ha tenido durante su carrera facinerosa en la política ha utilizado para acarrear agua para su molino.
En los meses que lleva al frente de la subsecretaria se ha dedicado con gran interés en la elaboración de intrigas en contra de su superior jerárquico, el Secretario General de Gobierno, buscando que la suerte lo favorezca y pueda quedarse con el cargo, y en hacer labor de cabildeo entre diputados y funcionarios para que las anuencias de permisos para la venta de alcohol en todas sus modalidades pasen al estado, y por supuesto, sea en él en quien recaiga esa responsabilidad y dejar a los gobiernos municipales sin los recursos económicos que generan los mencionados pe4misos y sus revalidaciones anuales a sus arcas.
Y sin descuidar sus fechorías extra gubernamentales, de la más reciente dan razón en la FGE en donde lo tienen registrado en denuncia por el delito de abuso de confianza, lo que quedó registrado en el expediente número 0204-2022-11729/RAC/SEJAP, acción que realizó en perjuicio de quien fuera su empleada en la empresa de Seguridad Privada denominada Keiser, Raquel Esmeralda Salazar.
El gran Fufo engatusó a su subordinada y la hizo abrir una cuenta bancaria que él, con el pretexto de apoyarla para sacar su visa americana, manejo a su libre albedrío, realizando todo tipo de movimiento de efectivo que la titular desconoce, ya que el facinerosos Fufo no quiere entregar claves y estados de cuenta a su titular, por lo que, esta desconoce si esos movimientos le generaron créditos fiscales y por ende, problemas con Hacienda.
Figuras con tan pésima fama y mala imagen pública y laboral como de la que goza, porque se la ha ganado a pulso, el Fufo Guerrero, son un lastre muy pesado y degradante para el gobierno estatal, y en especial, si su titular, Marina del Pilar quiere, como pregona, un gobierno de cero tolerancia a la corrupción, razón suficiente para deshacerse de un ente tan nocivo como el Fufo Guerrero.
Y ya aprovechando el viaje la gobernadora puede sacudirse los compromisos políticos que resultaron un lastre y aquellos que llegaron a la titularidad de las dependencias derivado de decisiones equivocadas y que no respondieron como se esperaba, como ejemplos de unos y otros podremos nominar a un par de ellos, entre los acuerdos políticos están, Alejandro Arregui, Secretario del Trabajo y Alberto Gutiérrez Topete, director de IMOS; de las decisiones no acertadas, Netzahualcóyotl Jáuregui Santillán, titular de Bienestar y Alfredo Álvarez Cárdenas, Coordinador de Gabinete.
Han transcurrido un poco más de cinco meses desde que asumió la responsabilidad de gobernar a Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmeda, es el momento de deshacerse de lo que no funcionó y hacer los cambios o enroques necesarios para evitar que el barco zozobre.
Cotilleo político….
La directora del DIF estatal, Mónica Vargas Núñez, ni idea tiene de lo que sucede en la dependencia a su cargo, su ausencia de atención y aplicación en sus responsabilidades , ya le causaron el deseos de una menor el pasado sábado siete de mayo
Y mientras tanto….
En Rosarito las extorsiones a chóferes del transporte de carga público y privado, siguen siendo permitidas y solapadas por el director del Instituto de Movilidad Sustentable (IMOS), Jorge Alberto Gutiérrez Topete.