Confiscan media tonelada metanfetamina y 60 mil pastillas fentanilo

0
59

TIJUANA, (NdN).- Más de media tonelada de metanfetamina y más de 60 mil pastillas de fentanilo fueron aseguradas de manos de tres personas después de que fueran detenidas por la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana y la Secretaría de la Defensa Nacional.

Ello, luego de una denuncia anónima realizada por un ciudadano al número 089, lo que permitió el aseguramiento de la droga y el resguardo un predio en donde se presume que podría haber más sustancias ilícitas.

 Fue sobre el bulevar Aeropuerto de la colonia del mismo nombre, en la ciudad de Tijuana, en donde agentes de la FESC y SEDENA implementaron un operativo de rastreo de un grupo de personas que habían sido reportados vía denuncia, ubicándolos al exterior de un predio junto a una camioneta Chevrolet Astro con placas de California, Estados Unidos. 

 Los hombres, que respondían a las características descritas por el denunciante, se identificaron como Jesús Alberto “N”, Miguel Erasmo “N” y Alonso Gautama “N”, originarios de Culiacán, Sinaloa, y a quienes se les solicitó una inspección a su vehículo haciéndoles saber que previamente se había recibido un reporte en la zona.  

 Fue al momento de abrir la camioneta cuando los agentes encontraron 370 paquetes confeccionados con cinta adhesiva color negro, plástico transparente y cartón que cubrían una sustancia similar a la metanfetamina, dando un peso aproximado de 563 kilos, así como 68 bolsas de plástico transparente de las cuales 47 tenían diversas tabletas azules y 21 contenían tabletas de otros colores, sustancia similar al fentanilo, siendo un total aproximado de 63 mil pastillas. 

 Por este motivo los tres hombres antes mencionados fueron detenidos de forma inmediata, y con apoyo de elementos de la SEDENA se les procesó a la instancia federal correspondiente en determinar su situación legal; cabe destacar que el predio localizado en la zona del reporte tiene en su interior y a la vista varios paquetes similares a los asegurados, por lo que se mantiene bajo resguardo esperando la liberación de una orden de cateo.