Reconocen a ingenieros bioquímicos como pieza fundamental durante pandemia

0
290

*Una de las labores de los ingenieros biomédicos en el Hospital General de Mexicali en el momento más álgido de la pandemia, fue que los ventiladores, monitores y tomas de oxígeno estuvieran funcionando correctamente.

MEXICALI, (Noticias del Noroeste). A dos años de la llegada del COVID-19 a Baja California, y reconociendo el esfuerzo de médicos y enfermeras, existen también héroes ocultos que a lo largo de esta pandemia mostraron una gran labor como lo son los Ingenieros Biomédicos, cuyo objetivo era preservar y mejorar la calidad de vida de los pacientes a través de sus herramientas de trabajo.

Antes de la pandemia por COVID, en el Hospital General de Mexicali (HGM) se contaba con 6 camas de terapia intensiva, las cuales, y después de esta enfermedad, se convirtieron en 164 camas de terapia intensiva, que representaban cubículos con ventilador, cama, monitor de signos vitales, bombas de infusión, toma de aire, sistema de oxígeno, y una red de alimentación eléctrica suficiente para mantener todo ese equipamiento conectado.

El jefe del servicio de Ingeniería Biomédica del HGM, Jesús Alfredo Aguilera Barboza, mencionó que su labor, era principalmente la gestión para mantener estos cubículos habilitados, y que todo en ellos estuviera trabajando correctamente.

“Era un poco complicado al inicio de la contingencia ya que la comunicación entre servicios era vía telefónica, pero también existía el temor de utilizar el teléfono celular dentro de las áreas COVID; en consecuencia, la manera de saber que los equipos funcionaban, era subir a los pisos a verificar”. Mencionó que en el punto más álgido de la pandemia hubo 64 pacientes hospitalizados con ventilador.

Durante los meses críticos de esta pandemia, Jesús Alfredo, Francisco y Joel, integrantes del servicio de Biomédica, trabajaban durante jornadas extendidas.

“En su momento nos pidieron también ayuda para habilitar el Hospital Universitario de la UABC, el área de ISSSTE para recibir pacientes COVID denominado “bunker” y también, las carpas que en su momento se colocaron en la explanada de aquí afuera del hospital para pacientes con otros diagnósticos; llegó un momento en que tuvimos esas cuatro unidades a nuestro cargo”, comentaron.

Ahora con el descenso de pacientes hospitalizados con COVID-19, siguen en constante vigilancia de los equipos y retomando su labor en el área de quirófano y en la central de esterilización de instrumental médico, concluyó el jefe del servicio de Ingeniería Biomédica del HGM.