El Estafador que vendió la Torre Eiffel… dos veces…

0
462
La torres más famosa del mundo fue vendida dos veces por un estador

Victor Lustig nació en 1890 en lo que hoy es la República Checa. De pequeño estudió idiomas, pero también estudió a las personas: sus hábitos, manierismos y, sobre todo, sus debilidades, por lo que decidió hacer algo en ese campo. A los veinte años fue acusado de estafador. A los treinta era el hombre más buscado por la policía en distintos países europeos. Huyó a los Estados Unidos donde se hizo llamar “el Conde”, ya que así sonaba como alguien importante.

Lustig tuvo la osadía de engañar al mismísimo Al Capone, el más peligroso criminal de los Estados Unidos de ese momento. Sabía que al rey del crimen no se le podía tratar como a los demás así que pensó en algo especial para él.

Victor LustigLo que hizo Lustig fué pedir a Capone que participara con 50.000 dólares en una estafa en la que dijo estar trabajando, prometiendole duplicar su dinero en sesenta días. Capone le dió el dinero, no sin advertirle de lo que le sucedería a Lustig si le hacia alguna jugada. Lustig hizo un ingreso del dinero en un banco durante sesenta días. Cuando terminó el plazo le dijo a Capone que cancelaba la operación porque no parecía fiable, justo antes de Capone empezara a sospechar, así que Lustig devolvió los 50.000 dólares a Capone. Este quedó tan impresionado con la honestidad de Lustig que le recompensó con mil dólares. Siendo eso exactametne lo que esperaba Lustig que Capone hiciera desde el primer momento.

En 1925 Lustig viajó a París con su amigo Dapper Dan. Ambos tenían la necesidad de dinero y justo leyeron en el periódico que la Torre Eiffel necesitaba ser reparada. Algunos incluso decian que lo mejor era tirar abajo la estructura de 985 pies. Casi de inmediato Lustig pensó un plan, vender el más famoso icono de París a un chatarrero. Se autoadjudicó a sí mismo el título de «Director General Adjunto del Ministerio de Correos y Telégrafos” y Dapper Dan sería su secretario. Escribieron cartas con el título de Lustig impreso y las envió a los cinco principales comerciantes de chatarra de París. Se les pidió que se reunieran con Lustig y su secretario en su habitación del prestigioso Hotel Crillon. A los compradores se les dijo que la reparación de la Torre Eiffel resultaba demasiado costosa y que las 7.000 toneladas de acero de la torre se pondrian a la venta al mejor postor. También se les pidió mantener en secreto el encuentro, ya que si la gente se enterara demasiado pronto habría un clamor popular. El importe de las ofertas no era lo importante para Lustig. Este habló con cada potencial cliente y eligió el que tenía más probabilidades de caer en la estafa, aquel que parece más decidido con tirar adelante con la operación.

Una semana más tarde la víctima elegida, el señor Poisson, se presentó en el lugar de Lustig. Se le entregó un contrato falso que decía que el era el nuevo propietario de la Torre Eiffel, mientras que entregaba un cheque (auténtico) a Lustig. Este y Dapper Dan cobraron rápidamente sus ganancias y rápidamente huyeron a Francia por Austria. Lustig nunca dijo lo que le pagaron por la principal atracción turística de Francia. Descanso en Viena donde rastreó los periódicos para ver si de Poisson llegó a ir a la policía, no lo hizo. Poisson estaba demasiado avergonzado para decirle a nadie lo sucedido. Después de un mes de vacaciones, Lustig y Dapper Dan decidieron hacerlo de nuevo. Esta vez se utilizaron las mismas técnicas pero tuvieron distintos resultados. La chatarrero al que timaron informó a la policía sobre la estafa de $ 100.000. Una vez más, Lustig huyó a América.

Esta vez en América, el brazo de la ley alcanzó a Lustig intentando pasar dólares falsos. En 1935 fue condenado a veinte años de cárcel en Alcatraz, donde murió de neumonía en 1947. Si bien en la cárcel, fue el protegido de otro  famoso preso … Al Capone.

Dejar respuesta