Sistema migratorio mexicano incrementa la vulnerabilidad de los grupos migrantes: Especialista

0
296

 

Tijuana.- La indiferencia, la criminalización, la burocracia institucional y una política migratoria de carácter restrictivo vulnera a los grupos de migrantes y el sistema en México se caracteriza por la restricción que incrementa la vulnerabilidad de este sector.

La política migratoria y de detención de migrantes funciona de manera exprés; al detectarse una persona, ésta es llevada a un centro de detención y la regresan, no importando si ésta tiene necesidades de protección o si existe un mecanismo para su regulación, “la intención es que el mecanismo siga funcionando para continuar deportando”, aseguró el investigador Rafael Alonso Hernández.

El presidente del Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración y Coordinador del Doctorado en Estudios de Migración de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), recordó que en 2015 los eventos de extranjeros devueltos por parte de autoridades mexicanas llegó a su punto más alto durante este sexenio, con 181 mil casos, siguiéndole 2016 con 159 mil.

Al presentar su conferencia “Migrantes y refugiados centroamericanos: perfiles, perspectivas y retos para su integración” en la sede de El Colef, el investigador y académico refirió que en lo que va del presente año 2018, se han registrado poco más de 71 eventos de devolución por parte de autoridades.

Respecto a las solicitudes de refugio, el especialista indicó que en 2017 se tuvieron cerca de 15 mil solicitudes, de las cuales solo cuatro mil concluyeron el procedimiento y solo se reconoció como refugiado a poco más de mil 900 solicitantes.

El especialista ofreció una serie de definiciones para comprender de mejor manera la movilización de migrantes centroamericanos e indicó que la migración en tránsito se refiere a aquella forma de movilidad en la que las personas migrantes se encuentran en ruta hacia un lugar de destino.

En cambio, un refugiado es una persona que solicitó protección a un país, ajeno al suyo, debido a temores fundamentados en los cuales su vida peligra si vuelve a su lugar de origen, expuso Alonso Hernández.

La migración de centroamericanos hacia México no es algo reciente, sucesos como conflictos armados en Guatemala (1960-1996), El Salvador (1980-1992) y Nicaragua (1979-1990); desastres naturales como el Huracán Mitch (1998), Stan (2005) y Félix (2007) y el terremoto ocurrido en El Salvador en 2001 son algunos de los contextos que han motivado la migración.

De igual manera, indicó que existen también factores políticos que llevan a las personas a migrar. Tal es el caso de hondureños que salieron de su país a causa del golpe de estado sucedido en 2009, o, más reciente aún, la reelección en 2017 de Juan Orlando Hernández. Estos elementos se suman a la ya existente migración regional histórica, dada la vecindad entre Centroamérica con México.