Podrían perderse 10 mil empleos en Ensenada debido a Licencia Sanitaria

0
113
  • Diputada Montserrat Caballero no se manda sola, se debe a la sociedad: Canirac

ENSENADA, (Noticias del Noroeste).- El sector restaurantero podría perder 10 mil empleos debido al pago de la Licencia Sanitaria que aprobó el Congreso del Estado, sin tomar en cuenta que la mayoría de los negocios afectados son micro y pequeñas empresas.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), Iván Nolasco Cruz dijo que la industria gastronómica se suma a la inconformidad de sectores como el hotelero, funerarias, peluquerías, estéticas y transportistas, bares, entre otros.

El dirigente de los restauranteros ensenadenses refirió que los efectos nocivos que el nuevo derecho impuesto por los legisladores del Congreso de Baja California se suman a la crisis generada por el Covid-19.

“El 35% de alrededor de mil 200 restaurantes de la ciudad y el Valle de Guadalupe ya no abrirán, con esta medida altamente perniciosa y se podrían perder otros tantos centros de trabajo”, señaló Nolasco Cruz.

Lamentó que los legisladores no tomaron en cuenta que los restauranteros representan el 70% de los empleos que genera el sector servicios y que requieren del apoyo del gobierno, no de medidas regresivas que les impactarán negativamente.

Apuntó que buscarán el apoyo del gobernador Jaime Bonilla para evitar que interceda ante los diputados de Morena “y se evite este golpe demoledor a la economía de las micros y pequeñas empresas que conforman la mayoría de las que pudieran ser afectadas”.

Ante la aprobación del Decreto 68, por parte de la Comisión de Salud en el Congreso del Estado, con lo cual cada negocio pagaría alrededor de 20 mil pesos, la Canirac y otros organismos y sectores interpondrán un amparo colectivo contra el nuevo cobro.

Advirtió que al ser un derecho aprobado por los diputados y no haber consultado a los sectores involucrados, como lo establece la Ley de Cámaras en su Artículo Cuarto, se tomarán todas las acciones legales necesarias para combatir ese exceso legislativo.

Dijo que los restauranteros recibieron con asombro las manifestaciones de la diputada Montserrat Caballero, presidenta de la Comisión de Salud en el Congreso, en el sentido de que ella no iba a estar pidiendo permiso a los empresarios, sin embargo “no se manda sola”, se debe a la sociedad.

Se trata de una sobre regulación a todas luces recaudatoria e inconstitucionalidad, ya que los restauranteros ya son supervisados y regulados por la Cofepris y sujeto al cumplimiento de Normas Oficiales Mexicanas, además de cumplir con una serie de regulaciones municipales para poder operar, aseveró Nolasco Cruz.

Criticó durante a los legisladores porque en plena pandemia por el Coronavirus cuando los restaurantes y demás giros comerciales luchan por sobrevivir, es inadmisible que se creen nuevos impuestos y derechos en lugar de crear incentivos para facilitar su recuperación y el sostenimiento de los empleos.

El presidente de la Canirac hizo un llamado a todos los giros comerciales involucrados para que se acerquen a sus cámaras empresariales para que se les informe de los requisitos para sumarse al amparo colectivo que será gratuito y que se busca interponer a la mayor brevedad posible.