Se perfila el poeta Pedro López Solis para dirigir el CECUT

0
192

TIJUANA, BAJA CALIFORNIA.
(Tomado de BCReporteros)

A diferencia de otros aspirantes a dirigir el Centro Cultural de Tijuana (CECUT) una vez que entre en funciones la administración de Andrés Manuel López Obrador, el nombre del poeta, escritor y periodista, originario de Nayarit, Pedro López Solís “El Cuervo” surge espontáneamente en esta lista a raíz de voces externas, en la ciudad de México y desde diversos sectores, no solamente el cultural o intelectual, como es de suponerse, si no desde comerciantes de sobre ruedas, comerciantes de zona centro, empresarios, colegas y gremios de la cultura.Resultado de imagen para PEDRO LOPEZ SOLIS PARA EL CECUT

Al margen de su intenso activismo desde la izquierda, este personaje ha mantenido con el mismo ímpetu su vocación como artista, actor de teatro, poeta, docente y, últimamente como periodista, de línea crítica.

La mayor parte de su trayectoria la ha hecho independientemente de las instituciones o el oficialismo. Aunque formó parte del entonces Departamento de Cultura –hoy IMAC- del Gobierno Municipal de Tijuana, a principios de los noventa; y al final de la misma década fue encargado de la Sala de Lecturas del CECUT, Pedro López Solís ha sostenido por iniciativa propia, lo mismo talleres de poesía, de teatro, de creación literaria, círculos de lectura, lo mismo en escuelas, cafés, espacios independientes, y hasta en la cárcel –no como recluso, sino como artista visitante- el cual fomento la lectura y leía a reclusas poesía cada semana, un activismo cultural realmente de, para y en la calle; lo que las instituciones llaman pomposamente “extramuros” para López Solís ha sido su pan de todos los días.

Uno de tantos proyectos que promovió fue aquel el de LIBRO-TAXIS, que consistía en colocar un pequeño librero en camiones y taxis de transporte público, y así mismo el declamaba una poesía o un texto de algún escritor ya sea mexicano o latinoamericano, mientras los usuarios toman un libro y durante su trayecto iban leyendo. Otro es aquel que, lo recordamos bien, cuando se colocó en esquina y glorieta de CECUT entre los semáforos, y entregaba unos folletos repletos de poesía a los automovilistas.

De vida modesta, sin estar bajo los reflectores, pero sí en la mirada, la memoria y las voluntades de cientos de personas –chicos, jóvenes y mayores- que han compartido talleres, lecturas, tertulias o simplemente largas conversaciones con el también conocido como “el cuervo”, López Solís es un nombre que surge como candidato natural al CECUT dado a la coyuntura política por la que atravesamos, y dado a las líneas de gobierno que desde la Federación se están dictando.

Sin negativos ni malos antecedentes, contrario a la mayoría de aspirantes que hemos mencionado, López Solís no presenta animadversión por parte del sector cultural en su mayoría, y si por la parte artística y cultural no presenta oposición, también cierto sector empresarial, comercial, gremial, médico, restaurantero, es decir, líderes de diferentes sectores de la comunidad, no solamente de Tijuana, sino de Ensenada o Rosarito o resto de los municipios –dado al carácter de influencia regional que tiene el CECUT- han manifestado también su apoyo irrestricto a López Solís si es que es su interés encabezar la próxima administración del CECUT.

Digamos que su nombre aún sin su pronunciamiento, surge con insistencia desde el momento mismo que se sabe que habrá –y debe haber, de forma imperativa- sucesión de timón en esa instancia federal. Ahora que si se trata de atender la dinámica de postulaciones dentro de la organización del partido Morena, si se sometiera a encuesta la designación para director del CECUT entre los interesados, López Solís ganaría de calle el sondeo y no lo dice esta misiva, simplemente basta visitar al CUERVO a su aposento y pequeño estudio, y al dar su habitual recorrido para tomarse su habitual café mañanero o ya sea por la tarde, se darán cuenta que su presencia alegra a propios y extraños al saludar desde un zapatero, hasta un vendedor ambulante, propietarios de restaurantes, o fondas, así como empresarios y hasta indigentes, todo un personaje de la cultura urbana de Tijuana.

Coyuntura.-

Ciertamente todos los que han “levantado la mano” o que se les ha mencionado como posible nuevo director para el (CECUT) tienen trayectoria en el sector cultural institucional, en los tres órdenes de gobierno –IMAC a nivel municipal, ICBC estatal, CECUT federal-, pero la mayoría de ellos más bien han llegado a esas posiciones gracias a sus vínculos políticos, afectivos o copulares con los respectivos gobernantes y sus partidos. Incluso algunos de ellos han tenido historia “gris” o “negro” en sus gestiones, sea por manejos financieros turbios, o decisiones erradas, o simplemente falta de capacidad.

Con motivo de los aspirantes y la algarabía que se ha desatado por la dirección de una de las instituciones de cultura más importante del norte del país, se escuchan frase tales como “MORENA PARA LOS MORENOS” y que nos recuerda a La Doctrina Monroe, sintetizada en esta frase «América para los americanos», elaborada por John Quincy Adams y que se le atribuye al presidente de Estados Unidos de América, James Monroe en el año 1823, o la otra que dice: no será gallo ni gallina, sino que al parecer será un CUERVO, en fin, pero el caso no es ese y mientras “son peras o manzanas”aquí una se breve semblanza de lo que no necesita una institución como el CECUT, y lo que la sociedad demanda.

Queremos reiterar que hoy en día no sería posible ni aplicable la Doctrina Monroe, puesto que apostamos a la unidad y sobre todo a la inclusión de toda la sociedad, no importando su ideología política y/o religiosa. “EL FUTURO DE TODA SOCIEDAD, NACIÓN O PROYECTO ES LA UNIDAD Y LA INCLUSIÓN”.

EL CECUT

Resultado de imagen para CECUT TIJUANA

El Centro Cultural Tijuana (CECUT) fue inaugurado en octubre de 1982 como parte del Fondo Nacional para Actividades Sociales (FONAPAS), con la finalidad de fortalecer la identidad nacional en la frontera norte de México y fomentar el turismo cultural procedente de Estados Unidos no sólo en la ciudad de Tijuana, sino en todo el país, al promover la historia mexicana y las tradiciones de diversos estados de la República. En enero de 1983 pasó a depender de la Secretaría de Turismo, se incorporó en marzo de ese mismo año a la Secretaría de Educación Pública. En 1986 el Centro Cultural Tijuana logró su autonomía como Unidad Responsable, obteniendo aprobación para ejercer su propio presupuesto, establecer su plantilla y tabuladores, elaborar su programa de trabajo e integrar su Consejo de Administración.