MIRADOR POLÍTICO: PROPONE SLIM SEMANA LABORAL DE 3 DÍAS

0
66

Mire usted amable lector, el hombre catalogado como el más rico de México, Carlos Slim propone semanas laborales de tres días, con hasta 36 horas, y una jubilación a los 75 años para duplicar la oferta de puestos de trabajos que demanda una creciente fuerza productiva mexicana.

El empresario y multimillonario sostiene que “conforme se desarrolle esta nueva civilización y sube la productividad a niveles muy altos muchas personas, sobre todo jóvenes, no encuentran empleos o buenos empleos. Entonces ahí el planteamiento que, creo que de verdad debe de empezarse a adoptar, es que trabaje la mayoría de la gente tres días, 11 o 12 horas, esto serían 36 horas, pero se jubilen hasta los 75 años”.

Slim expuso lo anterior, durante su participación en el evento de becarios de la Fundación Telmex-Telcel “México Siglo XXI”, agregó que “la idea de que se jubile una persona a los 60 o 65 años es absurda” y que extender el requisito de edad para acceder a esta prestación evitará que colapsen tanto las finanzas públicas, como los fondos de seguridad social y de pensiones.

Luego sentenció que “sería muy importante también para que los Gobiernos y los fondos de pensiones y de seguridad social no estén quebrados ante la incapacidad de financiar las jubilaciones de las personas desde los 60 a los 65 años”.

Asimismo, recalcó que actualmente se constituye una nueva sociedad mexicana que requiere educación, salud, capacitación y, sobre todo, “empleo bien remunerado”; ya que se encuentra inmiscuida en una “sociedad de servicios”, en la que el trabajo físico desaparece.

Slim, de 82 años, sostuvo que ya hay ejemplos en el mundo donde se implementa una reducción a cuatro días de trabajo por semana, pero advirtió que esto no es suficiente.

“Bajando el trabajo a cuatro días no abren nuevas oportunidades, sino que con tres días podría duplicarse el empleo en donde esto ocurra”, insistió.

Dueño del conglomerado Grupo Carso dijo que la nueva sociedad también “demanda la lucha contra la pobreza y la ignorancia”, la cual aseguró no es una lucha por cuestiones éticas, morales o justicia social, sino “una necesidad económica de esta nueva civilización”.

También comentó que los nuevos trabajos deberán de apuntar a los sectores de la educación, cultura, entretenimiento y el turismo, entre otros.

“ME EQUIVOQUÉ”: AMLO SOBRE LOS MINISTROS QUE PROPUSO A LA CORTE

Desilusionado por no lograr su objetivo de mangonear a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que se equivocó en los perfiles que propuso para ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya que en el cargo se olvidaron del proyecto de transformación y de hacer justicia.

El mandatario indico que con los perfiles que planteó buscaba alcanzar una mayoría para hacer una reforma al Poder Judicial “y que realmente haya justicia en México”.

“Entonces, dije, voy a tener oportunidad de proponer a ministros, hice mi cuenta, más los que estén ahí, decentes, pues puede ser que logremos tener mayoría, no para que me apoyen en abusos, sino para reformar el Poder Judicial y que realmente haya justicia en México, y ¿qué creen?, me equivoqué”.

“Hice propuestas, pero ya una vez que propuse ya por el cargo, o porque cambiaron de parecer, ya no están pensando en el proyecto de transformación y en hacer justicia”.

Durante su conferencia matutina, el mandatario sostuvo que actúan más en función de los mecanismos jurídicos, y aunque aseguró que no quiere tener “incondicionales”, ya les cuesta trabajo contar con 4 de los 11 ministros.

Juan Luis González Alcántara Carrancá, Yasmín Esquivel Mossa, Ana Margarita Ríos Farjat y Loretta Ortiz Ahlf son los cuatro ministros que llegaron a la Corte como propuesta del mandatario.

ELIMINAR PRISIÓN PREVENTIVA LIBERARÍA A 92 MIL PRESUNTOS

Sigue el gobierno federal con su propósito mantener la prisión preventiva oficiosa, con el argumento de que, si se elimina, al menos 92 mil persona podrían ser  excarcelados.

Ricardo Magia Berdeja, subsecretario de seguridad pública,  dijo que la prisión preventiva oficiosa pretende proteger a la víctima y a su familia de su agresor, evita que los presuntos delincuentes se den a la fuga, que atenten contra testigos durante el proceso penal y también evita la reincidencia.

Y si se elimina, señaló, no solo se volvería a la “puerta giratoria”, sino que podríamos hablar de una “puerta abierta” porque 92 mil personas que hoy en México están sujetos a prisión preventiva por delitos graves, secuestradores, narcotraficantes, feminicidas, delincuentes de cuello blanco, entre otros, podrían solicitar mediante amparo ser excarcelados, con lo que habría una gran impunidad.

Explicó que con la “puerta giratoria” existía la sensación de que se ponían a disposición de los jueces a presuntos criminales, pero más tardeaban en entrar que en salir en libertad para volver a cometer delitos.

Mejía Berdeja señaló que en caso de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalide esta medida cautelar, “sería la primera vez en la historia del país que la Suprema Corte se erige en un poder constituyente e invalida un artículo de carácter constitucional”.

“El único que puede reformar la Constitución es el constituyente permanente. La Corte no puede legislar, invalidar o inaplicar ningún artículo de la Constitución”, sostuvo.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “los paladines de la justicia quieren anular un artículo de la Constitución, algo que no les corresponde. Con ese truco, que no integran bien las averiguaciones, se les da libertad a delincuentes”.

Asimismo, Mejía Berdeja expuso los riesgos y consecuencias graves si se elimina la prisión preventiva y mencionó como ejemplo los casos de El Lunares, líder de la Unión Tepito o el de Rafael Caro Quintero.

En la conferencia matutina también exhibió los nombres de jueces que no han vinculado a proceso a presuntos delincuentes.

El debate no es la prisión preventiva, sino AMLO: Ramírez Cuevas

En tanto, el coordinador general de Comunicación Social de Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, aseguró que el debate no es la prisión preventiva, sino el presidente Andrés Manuel López Obrador, la política de seguridad del actual gobierno.

Aseguró que en la actual administración no ha habido violaciones a los derechos humanos, las fuerzas de seguridad no han cometido masacres y ni siquiera hay cateos o allanamientos sin orden de un juez.

Criticó que se han preocupado por el debido proceso, pero no por las víctimas.

Ramírez Cuevas recordó que en 2018 y años posteriores nadie levantó la voz para hablar contra la figura de la prisión preventiva, ni en los medios de comunicación, ni en los espacios académicos, ni en la opinión pública “y eso lo dejamos a criterio de los ciudadanos que podrán entender la politización del debate, pero sobre todo el peligro de que la figura pueda desaparecer porque eso permitiría la liberación de delincuentes que hacen daño por la sociedad”.

El vocero de Presidencia destacó que en 2008 se produjeron 2 mil 170 notas y ahora solo un mes se han publicado 3 mil 753 notas sobre la prisión preventiva.