Podrían dañar salud de cientos vecinos de varios fraccionamientos olores fétidos de relleno sanitario

0
245

Podrían sufrir daños a la salud cientos de vecinos de varios fraccionamientos

Denuncian aumento olores fétidos de Eco Waste pese a intervención del Estado

* La autoridad ambiental de la administración del gobernador Jaime Bonilla Valdez atribuye los hedores a basura, cada vez más frecuentes e intensos, a un tiradero clandestino contiguo al sitio y no al relleno sanitario de 50 hectáreas que diariamente recibe toneladas de desechos con la anuencia de dicho nivel de gobierno.

TIJUANA, (Noticias del Noroeste).- Los olores fétidos a basura en descomposición que despide el relleno sanitario de la compañía Eco Waste en las inmediaciones del fraccionamiento Real de Loma Bonita no sólo no cesan, sino que van en aumento, pese a las reuniones que desde hace cinco meses sostienen los afectados con la autoridad ambiental estatal buscando solución a la problemática.

Al denunciar lo anterior, los propietarios de viviendas en dicho fraccionamiento, encabezados por el presidente del Comité de Vecinos, Rogelio González Ramírez, dan seguimiento al tema desde la crisis del verano pasado por el envío de lodos de drenaje de la CESPT a la mencionada empresa, que la Secretaría del Agua acordó cancelar tras quejas ciudadanas de olor insoportable.

Lamentaron que en contraparte, la autoridad ambiental de la administración del gobernador Jaime Bonilla Valdez atribuya los hedores a basura, cada vez más frecuentes e intensos, a un tiradero clandestino contiguo al sitio y no al relleno sanitario de 50 hectáreas que diariamente recibe toneladas de desechos con la anuencia de dicho nivel de gobierno.

Tras la crisis de olores fétidos por los lodos de la CESPT, solicitaron la clausura del sitio en una carta dirigida al gobernador y entregada el 4 de noviembre de 2020 al secretario de Desarrollo Sustentable y Turismo, Mario Escobedo Carignan, recordaron los residentes. Insistieron en que bajo el argumento de sanear el área, Eco Waste opera en la colonia Francisco Zarco, con acceso por Nueva Aurora, donde funcionó el antiguo basurero municipal hasta 2007, cuando el Ayuntamiento determinó su cierre por considerar terminada su vida útil.

Lo hace frente a una plaza comercial, a escasos metros de escuelas y de miles de viviendas, incluidas 2 mil de su fraccionamiento. Tras la solicitud de clausura del sitio, mencionaron, las autoridades ofrecieron hacer cumplir las normas a la empresa dedicada a “la disposición final de residuos de manejo especial” y mantener mesas de seguimiento sobre el tema con los vecinos a través de Carmelo Zavala Álvarez, subsecretario de Desarrollo Sustentable.

Lamentablemente, expusieron, tras reuniones, posicionamientos por escrito y hasta bitácora de olores por parte de los afectados, el funcionario ahora sostiene que la fuente de los hedores desagradables cada vez más frecuentes y duraderos no es Eco Waste, sino un basurero clandestino en el Cañón de Las Carretas, competencia de otros niveles de gobierno.

Narraron que dos representantes de colonos de Real de Loma Bonita tuvieron acceso a Eco Waste por gestiones de la Subsecretaría de Desarrollo Sustentable, que busca un acuerdo de coexistencia entre afectados y empresa y a iniciativa de Zavala Álvarez, el mismo día también visitaron el tiradero clandestino en el el Cañón de Las Carretas.

En esa visita que tuvo lugar el pasado 19 de marzo, los vecinos comprobaron que contrario a lo que afirmaba la autoridad ambiental estatal, Eco Waste recibe basura orgánica y otros desechos que constantemente no sólo impregnan el entorno de olor fétido, sino que presumen dañan al medio ambiente y amenazan la salud de miles de habitantes de su colonia y de otras tan cercanas como: Nueva Aurora, Fausto González o Salvatierra o más lejanas, pero en el mismo perímetro, como Obrera o Valle Sur, sólo por contar algunas.

El daño al medio ambiente sigue siendo presunción, mencionaron, porque a pesar de que han insistido a la dependencia estatal en la necesidad de realizar mediciones de calidad del aire en la zona, ésta se ha declarado incompetente por carecer de instrumentos para efectuarlas y ha propuesto una auditoría externa, pero que debe ser pagada con recursos de la empresa y no del gobierno.

En varias sesiones con vecinos, el subsecretario Zavala Álvarez insistió se aceptara un auditor externo en particular, mismo que resultó no registrado en el padrón estatal de los autorizados por la dependencia. Finalmente, dijeron, les proporcionó el padrón y contactaron otro auditor externo registrado que accedió acudir con ellos a la visita a Eco Waste, pero aún es incierto si la mencionada auditoría podría concretarse.

Explicaron que Gustavo Almaraz Montaño, director de Auditoría, Inspección y Vigilancia de la dependencia insiste junto con Zavala Álvarez en que la empresa opera de acuerdo a la norma y no recibe basura orgánica que genere malos olores, aunque en el documento de borrador de un potencial acuerdo entregado a vecinos la misma compañía reconoce el giro de: manejo, tratamiento y disposición final de residuos sólidos domésticos, comerciales e industriales, en una superficie de 50 hectáreas.

Almaraz Montaño aseguró también en una de las reuniones, que parte del predio donde opera Eco Waste era invadida por terceros que quemaban desechos en el sitio, contiguo a un tiradero clandestino, excusando de responsabilidad a la compañía. Los funcionarios sostienen no ser omisos y haber llegado a conclusiones mediante visitas e inspecciones a la empresa, indicaron los vecinos, pero no lo demuestran, no proporcionan un reporte físico con evidencia documental que sustente sus dichos.

Lo anterior, a pesar de que como lo solicitó Desarrollo Sustentable, los vecinos entregaron un requerimiento formal del documento por escrito en sus instalaciones del nuevo Centro de Gobierno, ubicadas en el Consorcio Tecnológico, el pasado 26 de febrero.

Irma López Gamboa, una de los dos vecinos de Loma Bonita que tuvo acceso a las instalaciones de Eco Waste, sostuvo que pudo constatar que la empresa sí recibe todo tipo de desechos, incluyendo basura orgánica a la que se atribuyen hedores a descomposición cada vez más frecuentes y prolongados en las inmediaciones de lacompañía, “como ocurre en nuestro fraccionamiento y que se expanden varios kilómetros a la redonda”, tal y como en su momento sucedió con los lodos.

No tiene ninguna diferencia con el antiguo relleno sanitario de residuos sólidos municipales clausurado en 2007 por superar su vida útil y ubicarse en un área que crecía en materia residencial y comercial. No se observó ningún trabajo por parte de la empresa para minimizar el daño o impacto ambiental y a la salud por el giro comercial que realiza en el área”, señaló.

Los vecinos asistentes pudimos constatar que Eco Waste no recicla, clasifica, ni inspecciona las toneladas de basura que recibe diariamente por medio de camiones recolectores; éstas son depositadas en las áreas predeterminadas y simplemente compactadas y cubiertas con tierra por medio de maquinaria”, dijo.

El día de la visita pactada entre autoridad y empresa con semanas de anticipación, el olor a basura en el sitio era moderado, pero contrario a lo que se ha reiterado a los vecinos por la autoridad estatal -tanto por el subsecretario Zavala como por el director Almaraz, en el sentido de que al tratarse de un sitio que recibe residuos de manejo especial no acopia basura orgánica-, se constató que la compañía sí lo hace, resaltó.

Sobre el tema, agregaron los vecinos, Zavala Álvarez sostuvo ante ellos que la cantidad de desechos del tipo presentes en Eco Waste el día de la visita no podía ser la fuente del hedor, sino que lo atribuía al tiradero clandestino ubicado en el Cañón de Las Carretas; criticó que los vecinos “no conocen su entorno”.

Por su parte, Irma López Gamboa, agregó que en Las Carretas pudieron observar cantidades de basura de todo tipo, residencial, comercial e industrial que evidentemente representan un problema que deben atender las autoridades de los tres niveles de gobierno de manera coordinada, pero no lo consideran el origen de las pestilencias constantes.